Una audiencia especial

El Evangelio nos motiva a la compasión por los más débiles pero pocas iglesias atienden a personas con necesidades especiales.

Por Kristen Eleveld, 6 months ago

Si preguntáramos en cualquier comunidad de fe cristiana por qué es importante atender a las personas con necesidades especiales, mucho darían razones sociales, éticas y bíblicas por las cuales deberiamos hacerlo. Si inmediatamente preguntáramos cual es el programa específico, ya implementado en esa congregación, para tales personas, me temo que encontraríamos un silencio avergonzante.

Las dificultades en atender necesidades especiales, con sus multiples citas médicas y terapias, aislan automaticamente a esas familias. En ocasiones, los miembros con necesidades especiales y sus familias no podrán participar de eventos y actividades de la iglesia de manera regular. Dependiendo de la condición que se sufra, muchas personas con necesidades especiales quedan excluidas. Muy frecuentemente la familia de personas con necesidades especiales se siente aislada. Incluso los amigos cercanos y parientes no saben como realmente conectar con sus necesidades. El círculo social de la iglesia no es una excepción. Sin embargo, tanto líderes como miembros de las Iglesias pueden apoyar a estas familias de forma concreta en aras de su inclusión total en la familia de la fe. Te ofrecemos unas sugerencias para considerar a aquellos que necesitan atención especial:

Se intencional

Combate el aislamiento de esas familias tomando la iniciativa para sacarlos de su aislamiento. Es posible que no puedan asistir a servicios o eventos regularmente, o que de poder hacerlo, no puedan disfrutar plenamente de esas actividades. Ofrece tu ayuda respetuosamente y sin expectativas de como debes hacerlo. Permite que esas personas te indiquen que es lo que verdaderamente necesitan. Convietete en amigo cercano que sea capaz de entender la situación y las necesidades particulares de esas personas especiales. La iglesia, más que ningún otro ente social, tiene la capacidad de encontrar a estas familias y acercarse allas en apoyo, solidaridad y asistencia. Después de tomar tú la iniciativa, considere crear un equipo de voluntarios dedicados y serviciales que, de manera regular, puedan ponerse en contacto con familias o personas que tienen necesidades especiales. Siempre que la necesidad especial de la persona no lo impida, la comunicación por tarjetas postales, correos electrónicos y mensajes de texto son excelentes formas de comunicar un mensaje de aliento semanal o mensual.

Incluye detalles especiales

Incluye todos los detalles habituales, como el tiempo y el lugar, pero también considere incluir detalles sobre el medio ambiente. ¿Habrá exceso de ruido en este evento? ¿Hay baños accesibles? ¿Hay un ascensor o rampa para acceder en silla de ruedas? ¿Habrá traducción en lenguaje de signos para sordos? Piensa en las necesidades que tienen las familias especiales y cómo puedes abordarlas con precisión y eficacia. Estos detalles serán de gran ayuda para tranquilizar a las familias o individuos con necesidades especiales y asegurar su inclusión plena en la comunidad de fe.

Conoce cada necesidades especial y su lenguaje

Siglas como DO, DAS, TEA, SDAH, DDI pueden no tener mucho sentido para alguien que no está familiarizado con la comunidad de necesidades especiales, pero significan todo para alguien que tiene un ser querido con necesidades especiales. A medida que su equipo establece conexiones con familias con necesidades especiales, entrenalos en entender lo básico de la condición que afecta a cada familia en particular. Haz un plan de capacitación para todos los miembros interesados de tu iglesia para que aprendan mas de esas discapacidades y condiciones especiales. Esto no sólo proporcionará a tu equipo información vital sobre las formas de satisfacer las necesidades de esas familias especiales, sino que también le dará a su equipo la oportunidad de desarrollar una relación más profunda con esas familias. Si tienes familias o individuos con necesidades especiales en su iglesia, toma el tiempo de comunicarte con ellos y hacerles saber que lo importante que son pari ti y tu iglesia. Ya sea una larga carta o un mensaje de texto rápido, cualquier pequeño esfuerzo en alcanzarlos es de gran ayuda para mostrarles a estas familias que no están solos.


Si deseas leer el artículo de Kristen Eleveld en su versión original en inglés, puedes encontrarlo en ChurchJuice (Reframe Media)


Categorías

Comunicación